Saltar al contenido Ir al menú de traducción

Este artículo es el segundo de una serie de dos partes que cubre el premio Provo Way de Teresa Dickson, cómo es un día en su clase y un rápido desglose de una tarea de laboratorio para destacar cómo crea lecciones estelares. Lea el primer artículo aquí.

Cada día es un testimonio de la voluntad de superación de Dickson en su afán por formar a los alumnos. 

Tras recibir el premio Provo Way, Teresa continuó con su lección e identificó un objetivo de aprendizaje: Puedo identifique la diferencia entre una fruta "científica" y una verdura "científica". 

Sus alumnos participaron activamente en el aprendizaje, completando un verbo simple (que conducirá a verbos de nivel superior más adelante en el año) en la Taxonomía de Bloom.

De nuevo, si no está familiarizado, Taxonomía de Bloom es un marco propuesto por el psicólogo educativo estadounidense Benjamin Bloom y sus colaboradores Max Englehart, Edward Furst, Walter Hill y David Krathwohl. La taxonomía es un continuo de aprendizaje mediante verbos aplicable a la hora de concebir objetivos y metas de aprendizaje para su clase. Mediante el empleo de verbos, los alumnos van acumulando pequeñas destrezas a través de la acción, que conducen hacia el dominio de destrezas difíciles o complejas. Los verbos bajos comienzan con recordar, identificar y reconocer, y los altos concluyen con crear, como generar, planificar o producir. En esta lección, los alumnos están empezando con identificación utilizando una serie de criterios que les ayudarán a compare frutas y verduras. Con el tiempo, los alumnos conseguirán compare y contraste (que son dos verbos superiores) de forma independiente.

Los alumnos recibieron organizadores gráficos con criterios para reconocer los rasgos distintivos de las frutas y verduras, adquirieron utensilios y luego -el regalo- cada uno recibió una fruta y una verdura para diseccionar

Los estudiantes revisaron la etiqueta del laboratorio como clase, permitiendo a Teresa manejar el flujo de su lección y discutir criterios de éxito para la tarea. A continuación, los alumnos empezaron a cortar los productos en pequeños grupos, a diseccionar sus frutos y a trabajar con sus organizadores gráficos. Por último, los alumnos concluyeron solos el final de la tarea.

También pasa desapercibido para el espectador medio cómo la lección de Dickson sembró las mejores prácticas pedagógicas en un laboratorio basado en la investigación tarea. Los estudiantes aprendieron primero cómo era el éxito inequívoco identificando su objetivo de aprendizaje y los criterios de éxito como clase antes de trabajar en pequeños grupos, y después utilizar a sus compañeros para orientar cualquier laguna en su aprendizaje. Los organizadores gráficos les ayudaron a repasar los criterios y a practicar la indagación activa, una habilidad vital que trasladarán a futuras lecciones. Por último, los alumnos trabajaron en la identificación de la fruta por sí mismos, logrando el dominio de forma independiente. En general, cada alumno tuvo la oportunidad de explorar y hacer preguntas con un método estructurado que condujo al aprendizaje y a la mejora de los hábitos basados en la indagación. 

Además, toda la experiencia fue atractiva y divertida -no es que toda tarea valiosa deba ser divertida, pero esto es lo que hace Teresa Dickson- va más allá.

Gracias y enhorabuena, Teresa Dickson.

Spencer Tuinei
  • Especialista en Comunicación
  • Spencer Tuinei

Página 2: Calendario del año escolar 2024-2025 Calendarios de distritos y escuelas Páginas 3 y 4: Carta...

es_MXEspañol de México