saltar navegación

La protagonista de esta semana es Seralina McCormick Danielson, profesora de inglés y de apoyo al inglés en la Centennial Middle School. Seralina se hizo maestra gracias a la confianza que depositaron en ella las personas con las que trabajó cuando era paraeducadora. Le encanta ver cómo progresan sus alumnos y llegar a conocerlos. Esto es lo que escribió sobre la enseñanza.

Por qué enseño...

por Seralina McCormick Danielson

De niña, disfrutaba en la escuela. Tenía profesores que se implicaban en sus clases y sabía que les importaba. Cuando pasé a la escuela secundaria, esa sensación de valía general y de inversión de los profesores pareció disminuir mucho. Quizá fuera porque el tamaño de las clases era mayor, quizá porque había muchos más alumnos y a los profesores les resultaba demasiado difícil conectar profundamente con todos ellos. Realmente no lo sé, pero para mí era obvio qué profesores se esforzaban de verdad y me hacían sentir entusiasmada por asistir a sus clases, en contraposición a los otros profesores que se limitaban a dar conferencias, nos hacían tomar apuntes que yo no entendía y luego daban un examen que yo bombardeaba.

(El ensayo continúa debajo del vídeo.)

Años más tarde, como madre soltera sin estudios y con una necesidad desesperada de ingresos para mantener a mi familia, me contrataron como paraeducadora para una escuela primaria de este distrito a la que casualmente asistían mis hijos. También tenía otros dos empleos para mantener a mi familia, pero estaba agradecida de tener la oportunidad de tener a mis hijos cerca en todos mis trabajos. Al cabo de unos años, nuestra escuela recibió una nueva facilitadora y profesora de educación especial leve moderada. ¡Era increíble! Su esfuerzo, comprensión y conexión con cada uno de sus niños y sus profesores fue fenomenal. Fue mi mentora y me moldeó en mi trabajo, me hizo sentir valorada y dotada para lo que hacía con nuestros alumnos. Ella y otros profesores de la escuela me decían constantemente que tenía un talento innato y que debía convertirme en maestra. Yo me burlaba de ellos y bromeaba diciendo que no tenía tiempo ni energía para eso y les recordaba lo pésima alumna que sería de todos modos. Este facilitador y estos profesores persistieron. Incluso bromeé al azar diciendo que algún día iría a la escuela, ¡a lo que mi facilitadora creó un documento hecho a mano en el que ella era testigo de mi declaración y me hizo firmarlo con ella para que pareciera un documento oficial! Fue tan hilarante en el momento, y todavía conservo ese documento a día de hoy (nueve años después).

Un día, a mí y a otros dos paras nos informaron de que teníamos que asistir a una reunión de formación durante el trabajo, y que ellos cubrirían nuestras clases. Cuando entré en la reunión celebrada en otra sala de profesores, allí estaban sentados cuatro o cinco de los profesores de la escuela, con dos o tres administradores del distrito sobre educación especial. La "reunión" acabó siendo una presentación informativa sobre cómo los paras podían convertirse en profesores. Recuerdo que me reí por dentro, diciéndome: "¡Sí, claro! Yo no voy a hacer esto". Sin embargo, cuando los presentadores lo pusieron en términos de dinero, me di cuenta de que un profesor de primer año ganaba casi el doble que yo trabajando en tres empleos remunerados con el salario mínimo. El hecho de que otra para tuviera la misma epifanía, hizo más fácil comprometerme a ir a la escuela porque tenía a alguien más saltando a la misma trinchera que yo. Fue un camino duro, largo y difícil. Tuve muchos retos en el camino, pero empecé a reconocer la verdad que estos otros me habían estado diciendo durante años: Yo trabajaba bien con alumnos con necesidades especiales porque podía entender muchos de sus retos. Me encantaba ver su crecimiento y desarrollo como para y me di cuenta de que realmente quería ser un instrumento para ver triunfar a estos alumnos, cuyas dificultades de aprendizaje hacen que parezca que están tan retrasados respecto a donde todos los demás consiguen empezar. Ayudar a estos alumnos a reconocer que pueden lograr lo mismo de diferentes maneras y que aprendiendo a esforzarse más les ayudaría a llegar más lejos que los demás a largo plazo, ¡me hizo sentir eufórica! Sabía que quería formar parte de eso. Nunca olvidaré a mi primer "equipo" y el poderoso impacto que tuvieron en mí a través de sus ejemplos, sus ánimos y su apoyo. Amaré a esas personas para siempre por el don que me ayudaron a descubrir.

Shauna Sprunger
  • Coordinador de Comunicaciones
  • Shauna Sprunger

Además del Mes de la Historia Afroestadounidense, febrero es un momento en nuestro distrito para celebrar...

es_MXEspañol de México