saltar navegación

La protagonista de esta semana es Chelsea Cellar, profesora de arte en Dixon Middle. Chelsea enseña para los niños, quiere asegurarse de que está haciendo su parte en la sociedad educando a la juventud. Espera dar a sus alumnos las habilidades de pensamiento crítico que necesitarán para el futuro. Esto es lo que Chelsea escribió sobre sus razones para enseñar:

Por qué enseño...

por Chelsea Cellar

Hace poco, un alumno me entregó una nota completamente sin pedirla. "Gracias por dedicar su tiempo a enseñarme... Me ha hecho mejor persona". Continuó hablando de cómo ha disfrutado de mi clase de arte hasta ahora y de cómo no le hace ilusión que acabe el curso, porque eso significa que la clase de arte también terminará.

"El arte era la única razón por la que iba a la escuela", me dijo hace poco una nueva conocida. Puedo pensar en varios alumnos que tengo ahora mismo para los que eso puede ser cierto; alumnos que otros profesores conocen como un problema de comportamiento, pero que están atentos y comprometidos en mi clase.

Uno de mis alumnos autistas, al que conozco desde hace dos años, se dedica exclusivamente a dibujar cómics en mi clase. No sabe escribir ni deletrear muy bien, así que me señala los paneles y me dice lo que está pasando, pero la mitad de las veces puedo deducirlo de todos modos porque se le ha dado muy bien dibujar expresiones en sus figuras de palo. Tengo otro alumno autista que ha tomado todas las clases que ha podido aquí en la escuela secundaria, y que pone todo su empeño en dibujar y aprender a hacer cosas avanzadas como el sombreado y la perspectiva. (El ensayo continúa debajo del vídeo.)

Enseño por las grandes razones, como creo que hacen todos los profesores: ayudar a forjar el futuro con mis propias manos, imprimir la importancia del arte en las mentes jóvenes, compartir mis conocimientos y el amor por mi materia.

Pero más que eso, enseño por los pequeños éxitos. Enseño por el alumno que se sentó en clase inseguro el primer día, poco convencido de que podía dibujar, y que al final de la semana me dijo emocionado que su ejercicio de dibujo le había quedado mejor de lo que pensaba. Enseño para el alumno que no quiso que enseñara su trabajo a sus padres porque su autorretrato incorporaba la bandera LGBT. Enseño para los alumnos que no hablan muy bien inglés, que son capaces de seguir la clase visualmente y aprender nuevo vocabulario por el camino. Enseño para los alumnos que no saben leer ni escribir demasiado bien, quizá debido a una discapacidad o un retraso, que refuerzan sus habilidades lingüísticas y su comprensión del mundo que les rodea a través del arte.

Más que nada, enseño para los niños que no salen de mi clase siendo excelentes artistas, y que quizá nunca vuelvan a hacer arte en un entorno formal; porque no se trata de lo que enseño, sino del porqué. Ciertamente, estoy certificada para hacer otros trabajos, tal vez unos que no sean tan exigentes, que no sean tan agotadores o que consuman tanto. Sin embargo, cuando la gente me pregunta, les digo que me encanta mi trabajo y que no preferiría estar haciendo otra cosa. La mayoría de los profesores que conozco responden lo mismo, a pesar de todas las dificultades. ¿Por qué?

Enseño para ayudar a los alumnos a comprenderse a sí mismos y a entender cómo funcionan sus mentes y sus cuerpos. Enseño para ayudar a los alumnos a entenderse entre ellos, cómo funcionan la conversación y las interacciones interpersonales. Enseño para ayudar a los alumnos a entender el mundo que les rodea, y por qué necesitamos ser conscientes de él y recordar lo que ha habido antes. Enseño para ayudar a que nuestras diferencias no sean tan flagrantes, y no algo por lo que sentir tanto miedo o fastidio. Enseño para ayudar a colmar las lagunas de comprensión

Enseño para ayudar.

Shauna Sprunger
  • Coordinador de Comunicaciones
  • Shauna Sprunger

Además del Mes de la Historia Afroestadounidense, febrero es un momento en nuestro distrito para celebrar...

es_MXEspañol de México