saltar navegación

En todo el distrito, los profesores bullen de entusiasmo. Uno a uno, los entusiastas instructores están dando los últimos retoques a sus aulas y planes de estudio. Sus espacios docentes están pulidos y listos para recibir a los alumnos en persona.

En los pasillos de la escuela primaria Amelia Earhart, un profesor de música afina un ukelele.

"Me hace mucha ilusión que los niños vuelvan a tener instrumentos en sus manos y estén juntos en la misma habitación", dice la Sra. Fabian. El instrumento se coloca en la pared, junto a una fila de piezas idénticas.

Al fondo del pasillo, la Sra. Marks, maestra de jardín de infancia, prepara cajas para llevar a casa para sus niños. Este será su primer año como profesora de jardín de infancia a media jornada. Marks tuvo un bebé el año pasado.

"A veces parecía que acababa de añadir otro niño a mi clase", se rió. "El año pasado acababa de tener 28 niños en lugar de 27".

Entre hacer repartos de magdalenas de feliz cumpleaños, organizar libros y colgar castillos de papel en las paredes, cada profesor prepara sus espacios de aprendizaje con su toque único y personal.

Hay una nube de optimismo que rodea y eleva a los profesores. Cada uno de ellos está entusiasmado con la idea de que los niños vuelvan a la escuela. Los apasionados profesionales están convencidos de que el aula es el mejor entorno de aprendizaje para los jóvenes alumnos. Detrás de su positivismo se esconde la inquietud de que las clases presenciales vuelvan a cerrarse, pero ese es un problema para un día posterior que, esperemos, nunca llegue.

Todos los profesores del distrito han tenido un año para soñar y planificar este nuevo comienzo, y están entusiasmados con la idea de que sus hijos puedan experimentar las lecciones y actividades que tienen preparadas para ellos.

Los profesores de Provo se emocionan al ver a sus alumnos

En todo el distrito, los profesores están entusiasmados. Uno a uno, los entusiastas instructores están dando los últimos retoques a sus aulas y planes de estudio. Sus espacios de enseñanza están pulidos y listos para recibir a los estudiantes en persona.

En los pasillos de la escuela primaria Amelia Earhart, un profesor de música afina un ukelele.

"Estoy muy emocionada de que los niños vuelvan a tener instrumentos en sus manos y estén juntos en la misma sala", dice la señora Fabian. El instrumento está colocado en la pared, junto a una fila de piezas idénticas.

Al final del pasillo, la Sra. Marks, profesora de jardín de infancia, prepara cajas para llevar a casa para sus niños. Este será su primer año como profesora de jardín de infancia de media jornada. Marks tuvo un bebé el año pasado.

"A veces parecía que acababa de añadir otro niño a mi clase", se ríe. "El año pasado acababa de tener 28 niños en lugar de 27".

Entre hacer repartos de magdalenas de feliz cumpleaños, organizar libros y colgar castillos de papel en las paredes, cada profesor prepara sus espacios de aprendizaje con su toque único y personal.

Hay una nube de optimismo que rodea y eleva a los profesores. Cada uno de ellos está entusiasmado con el regreso de los niños a la escuela. Los apasionados profesionales están convencidos de que el aula es el mejor entorno de aprendizaje para los jóvenes estudiantes. Detrás de su positividad hay un temor a que las clases presenciales vuelvan a cerrarse, pero ese es un problema para un día posterior que, con suerte, nunca llegará.

Todos los profesores del distrito han tenido un año para soñar y planificar este nuevo comienzo, y están entusiasmados con que sus hijos puedan experimentar las lecciones y actividades que les tienen preparadas.

Shauna Sprunger
  • Coordinador de Comunicaciones
  • Shauna Sprunger

Además del Mes de la Historia Afroestadounidense, febrero es un momento en nuestro distrito para celebrar...

es_MXEspañol de México