saltar navegación

En un mundo en el que la búsqueda del conocimiento y el crecimiento personal se erige como un faro de esperanza, de alguna manera pasamos por alto el inmenso impacto que los educadores tienen en nuestras vidas. La educación trasciende la instrucción; transforma las visiones del mundo y da forma a nuestro futuro común. 

Esta serie es una celebración de la gratitud, una colección de ensayos y entrevistas dedicados a los profesores que han dejado una huella indeleble en sus alumnos. Nos reuniremos con alumnos de último curso de nuestros tres institutos para plantearles la siguiente pregunta:

Ahora que estás terminando tus estudios en nuestro distrito, haz memoria de tus años en la escuela, desde el jardín de infancia hasta el último curso. ¿Puedes identificar a un profesor que haya marcado una verdadera diferencia en algún aspecto de tu vida, académica o personalmente? ¿Qué te enseñó sobre ti mismo? ¿Qué te gustaría decirles?

A lo largo de las próximas tres semanas, iremos publicando entrevistas en las escuelas, pero hoy comenzamos la serie con mi propio ensayo, publicado a continuación, en el que expreso mi profundo agradecimiento al Sr. Arthur Ricci, profesor de inglés jubilado del Provo High School, cuya dedicación, sabiduría y tutoría encendieron mi pasión de por vida por las palabras. 

También te invitamos a unirte a nosotros en la celebración de los héroes que silenciosamente dan forma al mundo, una lección a la vez. Envía un correo electrónico a newsubmissions@provo.edu con tus cartas o ensayos a tus profesores y a la administración, o envía tu carrete de vídeo a ProvoCitySchoolDistrict en Facebook, Instagram o YouTube.

-----

Antes de empezar a dar clases, me preguntaba cómo impulsar mi carrera en un sprint, qué asignaturas podían elevar mi currículo o reforzar mi vínculo con los alumnos, qué memoria podía extraer o qué cualidades podía copiar. 

Así que empecé desde el principio con el profesor que me ayudó a pilotar las agitadas aguas de la adolescencia, lo que me llevó a mi carrera en la educación. Empecé por su clase. Admito que busqué robarle alguna cualidad inefable, pero tanto como recordé el contenido, recordé cómo me hizo sentir, cómo me hizo sentir visto.

Estabas allí durante tus horas de oficina, lloviera o hiciera sol. No esperabas la perfección, pero sí la revisión. Cuando leíste mi primer ensayo crítico, escarbaste en la flacidez y fijaste una tesis firme, pidiendo una nueva redacción. Preparaste ensayos sobre teoría crítica en función de las novelas que más me gustaban. Me prestaste novelas sobre la lectura crítica antes de que yo demostrara ninguna habilidad o aptitud para el inglés. 

Luego, cuando suspendí Historia, me ofreciste un periodo de ayuda para estudiar. Cuando falté a clase, hiciste que un compañero me llamara por el altavoz y me dejaste un buzón de voz.

Recuerdo todo esto. 

También recuerdo las películas de terror que nos sugerías a mi entonces novia y ahora esposa y a mí en los cines. Cuando nos pillabas en el cine viendo una película sugerida por ti, nos susurrabas detrás de tu característica mano ahuecada que "Silver Linings Playbook tiene un pase tardío, probablemente podáis verla si camináis hacia atrás por el vestíbulo, pero yo no os lo he dicho". 

También recuerdo cómo invitabas regularmente a nuestra clase a ver obras de teatro locales que estábamos leyendo para obtener créditos extra, y cuando por fin te pedí si podías ayudarme a conseguir entradas para una función, nos conseguiste asientos en primera fila junto a ti y tus hijos, y luego, cuando una actriz me sacó al escenario como parte de la función, oí tu risa chillona mientras la actriz me arrastraba con la cara roja por el escenario.

También recordé lo que dijiste entonces: "Sabía que te iban a sacar al escenario desde donde te senté: tu escena hizo el espectáculo para mí". 

Me prestaste ejemplares personales de novelas de Mailer que olvidé devolver, a pesar de tus numerosas pullas e irritadas peticiones. Aún tengo un ejemplar que debería devolver, pero no lo haré.

Cuando terminé la redacción final de bachillerato, recuerdo las correcciones, pero también recuerdo tus elogios posteriores, comentando que mi redacción era digna de ser publicada en cualquier Universidad.

Recuerdo que me pidió que compartiera mi trabajo con mis padres. Nunca había compartido nada de lo que escribía con mis padres, pero lo hice. Nunca me había sentido orgulloso de nada en mi vida hasta entonces.

Al Ricci, profesor de inglés. 

Eras mi profesor favorito, no por ningún discurso de la Sociedad de los Poetas Muertos que se tambalease en el pupitre y destrozase los libros de texto, sino porque estabas ahí para observar, y esperabas algo de lo que veías en mí, porque sabías y esperabas una pieza digna constante e inevitablemente como el punto final, porque siempre me preguntabas cómo iban mis fines de semana y cuáles eran mis películas favoritas y cómo estaba mi novia, tu atención continua puntuando y midiendo mi tiempo en tu clase, porque te importaba y te seguía importando. 

Hoy en día, creo que se espera que los profesores sean héroes. 

Se espera que los profesores sean maestros y héroes y creadores de contenidos, judiciales pero imparciales, románticos pero pragmáticos y es imposible reducir cualquiera de estas etiquetas a un ideal realista, sin embargo, para mí fuiste heroica. 

No tienes una vista láser desdoblada para atravesar corazones ni habilidades psiónicas para leer la mente, simplemente escuchas y ves a los niños tal y como son y en lo que pueden convertirse, e intentas que los niños se vean a sí mismos tal y como tú los ves. Ese era tu superpoder. 

Sé que hiciste lo mismo con todos tus alumnos. No estaba en las palabras que decías, sino en cómo percibías a tus alumnos, cómo actuabas dentro y fuera del aula con coherencia en tus percepciones.

Sus alumnos recuerdan. Yo me acuerdo.

El hercúleo esfuerzo que supone reconocer el alma en cada uno de los más de miles de adolescentes ambivalentes que entran y salen por su puerta no puede escribirse con elocuencia. Fue a través de mil trazos, se mide en una zancada perpetua que salta sin adornos, y fue todos los días. He aprendido que los actos de buena voluntad cotidianos son los que hacen crecer las almas. Gracias por todo, Sr. Ricci.

Spencer Tuinei
  • Especialista en Comunicación
  • Spencer Tuinei

Además del Mes de la Historia Afroestadounidense, febrero es un momento en nuestro distrito para celebrar...

es_MXEspañol de México