skip navigation
Provo City School District Covid-19 Updates

There are a lot of life lessons that young adults learn through hardship. Failing to research a job that aligns with one’s life goals or failing to budget correctly are significant mistakes that almost everyone experiences. Luckily for Franklin Elementary students, they can learn a few life lessons from mentors and teachers in a safe environment.

Franklin Elementary’s fourth, fifth, and sixth-graders met with community professionals to learn the pros and cons of chosen careers in their Career Fair. The school organized professionals who could speak to students about the job’s responsibilities, salary, education requirements, salaries, pros, cons, and other student-led topics. After the Career Fair, students participated in a reality simulation game, receiving a projected salary for two of their chosen careers.

Last year was Franklin’s first year running the Career Fair, and this is their second year, and a lot of work went into expanding the scope of the event. “It was a lot of asking and rejecting, as far as presenter outreach went,” from Mahauni Fuller, Franklin Elementary’s Special Education Teacher Leader. “This all started because we were tired of hearing students complain that they would work fast food because they didn’t know what they wanted to do career-wise– and here we are, in our second year.”

Since January, teachers and staff have worked to organize presenters, create graphic organizers for students to take notes, and ensure presenters had appropriate accommodations. One presenter, for example, was a Car Salesman who brought cars for students to inspect; Mahauni and other organizers set space aside in their parking lot, set his seat near the closest exit, and cleared a path between the gymnasium and the parking lot. “We want to make sure that we’ve got a lot of local figures that interest the students.”

After speaking to industry professionals, students returned to their Chromebooks to select two jobs from their fair. Once the reality simulation started, students circled through stations, choosing options with their job’s salaries for transportation, housing, groceries, health insurance, and hobbies. Each station also used Chance Cards. A Chance Card might mean a broken bone; if you didn’t select a decent health insurance option, you might accrue a lot of debt.

The event seems like a big undertaking but well worth the investment. “It’s funny to hear student comments as they’re budgeting. One student said, ‘You can’t buy a Ferrari working as a fast-food cashier?’ But this is why we love the fair: this is a great motivator for students to finish high school and make a plan to pursue careers that interest them.”

Feria profesional y simulación de realidad de la escuela primaria Franklin

Hay muchas lecciones de vida que los adultos jóvenes aprenden a través de las dificultades. No investigar un trabajo que se ajuste a los objetivos de la vida o no hacer un presupuesto correctamente son errores importantes que casi todo el mundo experimenta. Por suerte, los estudiantes de Franklin Elementary pueden aprender algunas lecciones de vida de sus mentores y profesores en un entorno seguro.

Los alumnos de cuarto, quinto y sexto grado de Franklin Elementary se reunieron con profesionales de la comunidad para conocer los pros y los contras de las carreras elegidas en su Feria de Carreras. La escuela organizó a profesionales que pudieran hablar con los estudiantes sobre las responsabilidades del trabajo, el salario, los requisitos de educación, los salarios, los pros, los contras y otros temas dirigidos por los estudiantes. Después de la Feria de Carreras, los estudiantes participaron en un juego de simulación de realidad, recibiendo un salario proyectado para dos de sus carreras elegidas.

El año pasado fue el primer año que Franklin organizó la Feria de Carreras, y este es su segundo año, y se trabajó mucho para ampliar el alcance del evento. “Fue un montón de pedir y rechazar, en cuanto a la difusión de los presentadores”, de Mahauni Fuller, líder de los maestros de educación especial de Franklin. “Todo esto comenzó porque estábamos cansados de escuchar a los estudiantes que se quejaban de que trabajarían en comida rápida porque no sabían qué querían hacer profesionalmente, y aquí estamos, en nuestro segundo año”.

Desde enero, los profesores y el personal han trabajado para organizar a los presentadores, crear organizadores gráficos para que los estudiantes tomen notas y asegurarse de que los presentadores tengan las adaptaciones adecuadas. Un presentador, por ejemplo, era un vendedor de coches que traía coches para que los alumnos los inspeccionaran; Mahauni y otros organizadores reservaron un espacio en su aparcamiento, colocaron su asiento cerca de la salida más cercana y despejaron un camino entre el gimnasio y el aparcamiento. “Queremos asegurarnos de tener muchas figuras locales que interesen a los estudiantes”.

Después de hablar con los profesionales del sector, los estudiantes volvieron a sus Chromebooks para seleccionar dos puestos de trabajo de su feria. Una vez que comenzó la simulación de realidad, los estudiantes circularon por las estaciones, eligiendo opciones con los salarios de su trabajo para el transporte, la vivienda, los comestibles, el seguro de salud y los pasatiempos. En cada estación también se utilizaron cartas de azar. Una Chance Card podía significar un hueso roto; si no seleccionabas una opción de seguro médico decente, podías acumular muchas deudas.

El evento parece una gran empresa, pero bien vale la pena la inversión. “Es divertido escuchar los comentarios de los estudiantes mientras hacen el presupuesto. Un estudiante dijo: ‘¿No puedes comprarte un Ferrari trabajando como cajero de comida rápida? Pero por eso nos encanta la feria: es una gran motivación para que los estudiantes terminen el instituto y hagan un plan para seguir las carreras que les interesan.”

Spencer Tuinei
  • Communication Specialist
  • Spencer Tuinei
0 Shares