saltar navegación

Un vibrante abanico se entretejía en agudo contraste contra el oscuro escenario mientras la estudiante de la Escuela Media Dixon, Samantha Sánchez, interpretaba el famoso Zapateado, una célebre danza folclórica.

La Escuela Secundaria Dixon celebró recientemente su Asamblea Multicultural anual, una asamblea dedicada a celebrar las culturas estudiantiles a través de la danza. Dos estudiantes de Dixon, Hanalei Herbert y Natalie Landeros, copresentaron el espectáculo y compartieron una declaración para dar comienzo al evento.

"El propósito de esta asamblea es celebrar la diversidad mostrando algunas de las culturas que tenemos aquí en Dixon", dijo Hana, una de las estudiantes coanfitrionas. 

"La autora Ola Joseph dijo: 'La diversidad no consiste en cómo nos diferenciamos. La diversidad consiste en abrazar la singularidad de cada uno'. Le invitamos a hacerlo hoy".

Cada actuación aprovechó las vivas historias culturales introducidas por los estudiantes anfitriones. Un estudiante, Luis Reyes, interpretó una cueca chilena, vistiendo un "huaso elegante", el traje de un paisano chileno. Luis golpeó sus espuelas alrededor de una bandera chilena, representando su respeto y honor por su cultura. 

"Este baile trata de respetar a tu país y estar orgulloso de dónde eres, así que dale la bienvenida al escenario con un fuerte ¡hola!".

El espectáculo permitió que cada individuo actuara, incluso recurriendo a antiguos alumnos de Dixon o a talentos locales. Desde el Irish Reel y el Set Dance de Brielle Anderson, graduada de Dixon y Provo High, el primero un baile de zapato blando y el segundo un baile rítmico de zapato duro, hasta Nate Byrd, de BYU, miembro de la Unión de Estudiantes Negros, que interpretó el Stroll y un Step con estudiantes y personal de Dixon. 

En el escenario, el equipo de baile de salón de Dixon, impartido por la profesora de danza Nicole Mariott, interpretó el Swing basado en Harlem. Tres alumnas, Lupe Fonohema, Chaille Vatikani-Sateki y Mele Mataika -todas primas- interpretaron el tauolunga, un baile que se baila en bodas y otras ocasiones, subidas al escenario, haciendo gala de gracia y aplomo mediante elegantes movimientos de manos. 

Los alumnos de la clase de portugués de la profesora de Dixon, Carolina Lima, interpretaron un baile del género "axe" (pronunciado "ah-sheh"), al son de la canción "We are One" de la Copa Mundial de la FIFA de Brasil. 

Los Latinos en Acción de Dixon, dirigidos por la profesora de FACS Lucy Ordaz, interpretaron algunos bailes. El primero fue un baile de polca tradicional de Guerrera, México, enseñado por Alyssa Bridges, llamado Las Amarillas, que significa "mujeres de amarillo". Las bailarinas agitaron pañuelos con sus parejas, una tradición de los primeros colonos de Perú y Chile. También interpretaron un baile remezclado que combinaba cumbia, wepa y zapateado y que fue enseñado por los propios alumnos. 

"La cumbia vino de Colombia y es así como el baile obtuvo su nombre, acortando 'Columbia' a 'Cumbia'. Wepa es un baile moderno creado por la generación más joven. Zapato', de Zapateado, significa 'zapato' en español. Notará el zapateado de los pies como ruido y efecto".

Una alumna, Abigail Settle, bailó un Bii Biyelgee mongol (Bee Beeyl gee), una danza tradicional interpretada al son de la garganta que tiene su origen en un estilo de vida nómada. 

"La danza actúa como una meditación que nos conecta con la naturaleza y con nuestros antepasados".

Se podía oír un murmullo de vítores de la multitud; docenas de estudiantes gritaban el nombre de Abigail, conectando con su amiga.

Emo'onahe Youngbull, de 14 años, dos veces campeona de baile con aro Intermountain All Women's Hoop Dance en la división juvenil de las tribus Cheyenne, Arapaho, Sioux y Assiniboine, interpretó su premiado baile con aro.

"La danza del aro cuenta la historia de un Águila, que es sagrada para los nativos americanos, ya que es la que vuela más cerca del creador. El Águila ve todos los animales y criaturas, y la bailarina utiliza los aros para crear formaciones que los representen. El aro representa la vida; solos, podemos hacer cosas buenas, pero juntos, podemos crear algo hermoso".

Ofreció una actuación impresionante, los aros configurándose, balanceándose y volando en formaciones emocionantes, cada aro creando nuevos significados, haciendo figuras más grandiosas.

El siguiente baile vino de la Compañía de Danza de Dixon impartida por la profesora de educación física/danza, Malia Strauss, interpretando "Cortesía de los rojos, blancos y azules" de Toby Kieth. Los alumnos utilizaron una combinación de movimientos de danza moderna, terminando su actuación con un saludo compartido.

El espectáculo concluyó con un baile de un grupo polinesio impartido por la trabajadora social de Dixon, Mary Alisa, que interpretó una danza combinativa que reunía movimientos de Tahití, Nueva Zelanda, Tonga, Samoa, Hawai y Fiyi. 

"En Polinesia, las manos y los movimientos cuentan la historia. Así que, si le gusta lo que están haciendo, ¡aplauda con ellos o dé una fuerte ovación!". 

La multitud enloqueció, aplaudiendo y vitoreando. Algunos miembros del público se abalanzaron sobre el escenario, arrojando dinero sobre sus alumnos y alrededor de sus pies. 

La Asamblea Multicultural fue sorprendentemente conmovedora. Todos los interesados participaron, mostrando un abanico de danzas encontradas en todo el mundo. En el centro del acto, los alumnos compartieron facetas de sí mismos que normalmente no se expresan en una jornada escolar. Los estudiantes zapatearon, se retorcieron, se entrelazaron paternalmente por el escenario, trenzando cada baile y canción de forma armoniosa, uniendo la Escuela Media Dixon como un espacio orgulloso de su pasado y de su presente emergente. 

Si eso no hace un montaje perfecto, no sé qué lo hará.

Spencer Tuinei
  • Especialista en Comunicación
  • Spencer Tuinei

Además del Mes de la Historia Afroestadounidense, febrero es un momento en nuestro distrito para celebrar...

es_MXEspañol de México