Saltar al contenido Ir al menú de traducción

Las voces que competían en la sala de reuniones abovedada se entremezclaban en un eco, mientras los estudiantes daban instrucciones a su compañero con los ojos vendados para que cogiera un papel hecho una bola y lo lanzara a otros concursantes con los ojos vendados en un juego al estilo de la última persona en pie. La actividad puso fin al retiro del Club de la Bondad en la Biblioteca de Provo, en el que los alumnos asistieron a seminarios y actividades de grupo relacionadas con el Club de la Bondad y los eventos del club. Los profesores preguntaron a los alumnos por lo que habían aprendido.

"Con todo este ruido procedente de líderes distintos, es difícil saber en quién confiar. Hay que escuchar con atención".

"Creo que hacemos esta práctica para fomentar la confianza entre nosotros. Tenemos que practicar escuchar a nuestros compañeros con paciencia".

Un profesor asintió, haciendo una pausa antes de extrapolar la analogía planteada en la actividad.

"¿Quién más podría estar hablando, entonces? ¿Por qué cree que practicamos tanto la escucha como la instrucción?"

Los alumnos se dieron cuenta de lo que quería decir. Se trata de un entrenamiento para guiar a los compañeros a través de una comunicación sensible.

"Cuando vuelvas a la escuela, debes asegurarte de guiar a los demás con palabras amables y firmes".

El retiro del Club de la Bondad ayudó a defender la empatía, la simpatía y la escucha activa, y fue también un recordatorio de que el club pretende crear líderes empáticos que puedan utilizar su influencia para crear inclusión.

Todos los estudiantes del Club de la Bondad empezaron el día con un seminario sobre la creación de espacios inclusivos impartido por Anthony Bates, Director de Liderazgo Estudiantil de la BYU. El seminario de Bates utilizó la analogía de que crear un espacio seguro era como construir una casa con cimientos, paredes y tejado. Los cimientos eran representativos de las experiencias fundacionales que conforman la visión del mundo de alguien: los antecedentes, los conocimientos y las experiencias vitales de una persona son el conjunto que conforma su perspectiva. Esa perspectiva es la que informa sus principios y valores.

Desde los cimientos, Bates continuó con su concepción, describiendo los muros como herramientas y habilidades que se requieren. Las herramientas: identidad, diferencia, cultura, etnia, raza y estereotipos. Bates ofreció su definición de los estereotipos. "Es la respuesta instintiva de tu cuerpo a algo que ves utilizando esa perspectiva fundadora de la que hablamos. Lo más importante es lo que haces con ese estereotipo. ¿Cómo tratamos a los demás?".

Bates también habló de las habilidades necesarias para construir una casa inclusiva: simpatía, sensibilidad, empatía, compasión y humildad. "Empatía significa que puede que no entendamos por lo que está pasando, y no podemos pretender que lo entendemos, pero que podemos esforzarnos por estar ahí para los demás". La compasión, en esta analogía, significa preguntarse cuál puede ser la historia de esa persona, y la humildad significa la voluntad de aprender unos de otros y de los errores.

Su seminario se centró en el perdón para crear inclusión - para los demás y para uno mismo.

"Cada uno de nosotros es más que la peor cosa que hayamos hecho", citó Bates, haciendo referencia al abogado y activista Bryan Stevenson. Bates abogó por la elección y la responsabilidad, no sólo de sus actos, sino también a la hora de aceptar los actos de los demás. Perdonar en lugar de luchar, educar en lugar de discutir. Con esta visión del mundo, afirma, es como se crea una comunidad de amabilidad.

Tras examinar los ideales para crear inclusión, los estudiantes se dividieron en salas separadas. Cada seminario debatió la puesta en práctica de los conceptos mencionados en sus clubes y en su vida cotidiana. Uno de los paneles, dirigido por Jennifer Partridge, miembro del Consejo Escolar de Provo y líder del Club de la Amabilidad, debatió sobre la creación de una decoración que desprenda una atmósfera de amabilidad mediante pegatinas, notas y carteles tanto en zonas de mucho tránsito como los pasillos, como en zonas de poco tránsito como las ventanillas de los coches o los libros. Otros mencionaron proyectos que incluían el seguimiento de la amabilidad en eslabones de cadenas de papel pidiendo a los compañeros que añadieran un eslabón cuando hicieran un acto genuino de amabilidad. Desafiaron a los alumnos a que intentaran realizar proyectos de mayor envergadura: cosas como los buzones de cumplidos, que permiten a los alumnos y a los profesores rellenar papelitos de cumplidos unos para otros, contribuyen en gran medida a cultivar una cultura de la amabilidad.

En la otra sala, la estudiante de la BYU Glory Thomas presentó hábitos cotidianos y prácticas de atención plena que conducen a una mayor amabilidad con los demás: mejorar el lenguaje corporal, ofrecer cumplidos regulares a los compañeros y filtrar activamente sus pensamientos antes de hacer comentarios críticos.

Los estudiantes salieron de este retiro renovados y preparados para liderar con amabilidad.

"Muchas de las herramientas y habilidades trataban de la empatía, de ver a la gente desde una perspectiva mejor. Es algo que tendré en cuenta", comentó Melissa, alumna de último curso del instituto Provo. Ayudar a los demás a ver a sus compañeros y a sí mismos a través de una lente más empática es difícil. "¿Cómo pueden los Clubes de la Bondad ayudar a fomentar visiones empáticas del mundo?".

Sin pausa, Melissa compartió un recuerdo de su Club de la Bondad que hizo muy sencilla la pregunta aparentemente demasiado grande.

"Hace un par de años, escribimos cartas de amabilidad y notas anónimas para otras personas por toda la escuela. Fue uno de mis momentos favoritos, simplemente ver las reacciones de la gente al leer notas amables en una mañana cualquiera."

Es a través de los actos cotidianos de bondad como se fomenta una mejor visión del mundo.

Los clubes de amabilidad son creadores de cultura. Ayudan a los alumnos a reconocer a los demás y hacen que la gente se sienta vista. Retiros como éste son un recordatorio necesario de que la inclusión es un proceso activo. Requiere práctica, intención y atención hacer que la gente se sienta incluida. El objetivo es crear líderes empáticos y responsables. En una época en la que el zeitgeist cultural considera que la responsabilidad y la empatía son anticuadas e ingenuas, es agradable saber que hay estudiantes como Melissa.

La semana de la bondad es del 7 al 12 de febrero de 2022. Para más información sobre Provo Kindness y la Semana de la Bondad, pulse aquí.

Spencer Tuinei
  • Especialista en Comunicación
  • Spencer Tuinei

Página 2: Calendario del año escolar 2024-2025 Calendarios de distritos y escuelas Páginas 3 y 4: Carta...

es_MXEspañol de México